El uso de rutinas para dormir en los niños

El uso de las rutinas para dormir en los niños

El uso de rutinas para dormir en los niñosDormir ayuda a los niños a crecer con salud. Sirve, además, para asentar la memoria permitiendo que el cerebro descanse y protege el cuerpo de posibles infecciones.

A pesar de la importancia que tiene que los niños duerman las horas necesarias, se sabe que las alteraciones o problemas del sueño son frecuentes, incluyendo las dificultades para que los niños se vayan a dormir, las pesadillas y los terrores nocturnos.

Un niño que no descansa lo suficiente puede crear importantes problemas de conducta, además de hacerles rendir por debajo de sus posibilidades y ser más irritables.

Estableciendo rutinas para ir a dormir

La rutina debe ser flexible y, sobre todo, debemos sentirnos cómodos llevándola a cabo ya que si funciona la deberemos hacer durante un largo tiempo. Se trata de hacer una serie de acciones repetitivamente. Siempre las mismas, a la misma hora y que conlleven las mismas consecuencias. Este tipo de rutinas nos servirán para asegurarnos que los niños duermen lo suficiente y para lidiar con las dificultades que nos encontramos cuando no quieren irse a la cama. El libro el Sueño del Bebé, soluciones para dormir tú y tu bebé puede serviros de inspiración para encontrar trucos y respuestas a las preguntas que más inquietan a los padres.

Para ello podemos seguir unas pautas:

  • Escuchar un cuento
  • Escuchar música clásica relajante ayudará mucho
  • Establecer unas horas fijas para acostarse, levantarse y las siestas. Con la rutina diaria que Babyradio te propone a través de su emisora online, todo es más sencillo.
  • La habitación debe ser tranquila y acogedora
  • Avisar media hora antes de la hora acordada para dormir
  • Establecer una hora de juego y comida teniendo en cuenta que debe haber un periodo de tranquilidad de una media hora antes de dormir.
  • Evitar estimulantes como la cafeína antes de dormir
  • Permitir que lleve objetos como los muñecos de peluche o mantas también pueden ayudar a que su hijo se sienta seguro

Pero, ¿Cuántas horas de sueño son las habituales en los niños?

  • El recién nacido: duerme de 16 a 17 horas, siendo 9 horas por la noche y el resto por el día. Con el tiempo las horas de sueño se reducen.
  •  A los tres meses, necesita descansar 15 horas.
  • al cumplir 1 año: 13 ó 14: 11 horas de noche y 3 por el día.
  • De 1 a 2 años: aproximadamente dormirá de 10 a 12 horas por la noche y una siesta de 3 horas
  • De 3 a 6 años: aproximadamente dormirá 10 horas y se suprime la siesta

Cuándo establecer estas rutinas

La clave es establecer, desde una temprana edad, patrones saludables para dormir.

A partir de los 3 meses es el momento idóneo para seguir algunas estrategias y así crear una base para que aprenda a dormir bien.

  •  Durante las siestas que se acostumbre a la luz y al ruido
  • Por la noche procuraremos que haya silencio y oscuridad
  • Introducir la rutina a última hora de la tarde, llamado “ritual de pre sueño” y que implica baño- relajación para que el niño vaya aprendiendo que se acerca la hora de dormir.

Errores que cometen los adultos

En relación con el descanso nocturno los padres cometen frecuentes errores, pero se pueden corregir con facilidad.

  • Acostar demasiado tarde a los niños: cuando los niños se acuestan demasiado cansados, les cuesta dormirse y permanecer dormidos y se despiertan más temprano que si se acostaran a una hora adecuada
  • Ofrecer muchos estímulos: el móvil tan entretenido (con sus muñequitos giratorios, sonidos y luces) que tiene en la cuna puede hacer que se distraiga. Y si es más mayor y tiene muchos juguetes en su cama, puede que no logre dormir lo suficiente.
  • Pasarlo de la cuna a una cama demasiado temprano: los padres deben saber que antes de cumplir 3 años, muchos niños aún no están listos para abandonar sus cunas. No tienen el desarrollo cognitivo ni el nivel de autocontrol necesarios para mantenerse dentro de las barreras imaginarias de una cama
  • Saltarse la rutina de por la noche: No se puede esperar que un niño que ha tenido un día ajetreado, simplemente apague las luces y se duerma. Por eso, es necesario que se den una serie de actividades tranquilas y agradables para preparar al niño para dormirse. Leer o escuchar un cuento mientras los más pequeños se acuestan puede establecer un clima relajado. A veces, cuando los niños crecen, los padres abandonan estas rutinas porque creen erróneamente que su niño es demasiado mayor para eso
  • Usar el movimiento para dormir al niño: Está bien que usemos el movimiento para tranquilizar a un niño que está irritable, pero una vez que se ha dormido, debemos dejar de hamacarle porque es posible que no alcance la fase de sueño más profundo. Sería el mismo tipo de sueño que los adultos alcanzamos cuando nos dormimos viajando en un coche.

 

Autor: BorjaAutor Quicios

Licenciado en Psicología con especialidad en Educación por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en Psicomotricidad Vivenciada y Coach educativo. Autor y fundador del blog Padreehijos.

 

 

Otras páginas de interés:

Cuentos infantiles

Cuentos con valores

Música para la noche- Nils Frahm

1 comentario en “El uso de las rutinas para dormir en los niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.