Niño feliz con cachorro

Un cachorro en la familia

Niño feliz con cachorro

La decisión de tener un perro debe ser consensuada por todos los miembros de la familia, no hay que olvidar que es una gran responsabilidad que implica cuidados, atención, y gastos a lo largo de toda su vida. Para evitar futuros problemas de comportamiento y enseñar las reglas de la casa, la educación temprana es fundamental, siendo la mejor forma de prevención contra el abandono, la frustración y el maltrato animal.

 

Conceptos básicos a tener en cuenta

 

  • Los cachorros cuándo se separan de la madre vocalizan para ser encontrados, es normal y vital para su supervivencia, por ello, cuando lo lleves a casa, llorará. Para él es algo muy traumático, se siente desesperado y sólo al estar lejos de su familia. En este momento, no le regañes, si lo haces fomentarás comportamientos neuróticos en el perro adulto, lo mejor es que al principio (por lo menos hasta que esté acostumbrado a su nuevo hogar) pueda estar acompañado de su nueva familia,  ¡no pasa nada por tenerle en la habitación!

 

 

  • Debes socializar a tu cachorro con variedad de perros (de muy buen carácter y que estén sanos), entornos y personas. Si aún no tiene vacunas y no puede pisar la calle, que salga en brazos. Una vez el cachorro esté habituado a su nuevo hogar, es muy buena idea invitar a los amigos a que vengan a casa a conocer al nuevo miembro de la familia, si además le dan un trozo de comida él aprenderá que es muy positivo acercarse a las personas.

 

  • Todas las veces que sea necesario dejar al cachorro sólo sin supervisión, estando o no en casa, deberá estar en una habitación o habitáculo preparado específicamente para él. Evitamos que el perro haga algo que nos moleste y le evitamos la frustración de ser recibido con regañinas. Una buena opción para entretener al cachorro son los juguetes rellenables de gran durabilidad, así el perro aprende a mordisquear sus cosas, a la vez que se entretiene intentando coger los premios de su interior sin estar pendiente de la llegada (y ausencia) de su dueño.

 

  • Evita educadores caninos y escuelas que utilicen collares eléctricos, metálicos, o cualquier tipo de castigos. Estos instrumentos pueden dañar físicamente al cachorro además de asustarles, frustrarles y ocasionar miedos desnecesarios. Técnicas como tirones de correa, zarandeos y forzadas posturas de sumisión representan una grandísima pérdida de tiempo, son peligrosas, adversas y desagradables. El bienestar y la seguridad del cachorro está en manos de su dueño.

 

Recuerda: un perro no es un juguete y no debería regalarse como tal.

 

Cursos para cachorros versión online con Sumara Marletta http://consultoriacanina.com/producto/cursos-para-cachorros-online la forma más fácil y divertida de aprender jugando.

 

 

Autora de La niña que sabía de perrosPor Sumara Marletta, psicóloga canina, madre de Miriam de 3 años y medios, y de Natalia, de año y medio. Autora de “La niña que sabía de perros” y “Miriam educa a su cachorro”
Para saber más sobre educación canina visite www.consultoricacanina.com
La niña que sabía de perros, el cuento infantil que enseña a los niños a entender y comunicarse con su perro.
Miriam educa a su cachorro, enseñan a los niños cómo educar a su mascota.

2 comentarios en “Un cachorro en la familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.