Niña con perro en el sofá

Perros y niños: una combinación perfecta

Niña con perro en el sofá

Quienes hemos tenido mascota de pequeños sabemos lo divertido que puede ser crecer con perros: las aventuras en los paseos, los juegos a todas horas en casa,  el cariño y la complicidad de un mejor amigo… Perros y niños ¿una combinación perfecta verdad? Aunque debería ser así, no siempre las cosas salen como esperamos y ocurren malentendidos que pueden derivar en situaciones traumáticas. Para evitarlo, os traigo:

10 Consejos para niños que evitan problemas con perros y mejoran la convivencia

1.- Siempre pedir permiso a los dueños antes de tocar a los perros.

Aunque veamos a perros sueltos y nos parezcan amistosos, nunca hay que tocar perros que no conocemos, por ello, lo primero es preguntarle a su dueño si se le puede tocar.

2.- Si levantamos los brazos, puede que nos salten encima.

En el lenguaje canino, levantar los brazos invita los perros a saltar.

3.- Por el contrario, evitaremos que se suban si les damos la espalda.

Si el perro salta o va saltar, lo único que tiene que hacer el niño es darse la vuelta, eso automáticamente hará que el perro no le salte.

4.- Si les abrazamos, pueden sentirse agobiados.Niño con perro en brazos

No a todos los perros les gustan los abrazos, hay que tener cuidado especialmente si el perro no es tuyo. Las caricias suaves por el costado son mejor opción.

5.- Nunca debemos correr de frente hacia los perros, acercarnos mucho a su cabeza ni abalanzarnos encima de ellos.

Sobre todo con los perros que nos encontramos por los parques, porque algunas mascotas más tímidas o inseguras pueden sentirse intimidadas y responder frente a estos comportamientos.

6.- No nos acercaremos a un perro que esté suelto, atado sin el dueño, cuidando a sus cachorros, o dentro de algún coche.

Frente a estas circunstancias lo mejor es dejarles tranquilos, y si hubiera algún problema con algún perro, buscar al dueño.

7.- No es conveniente jugar bruscamente con los perros, alterarle puede tener consecuencias negativas inesperadas.

Si quiero que mi perro sea equilibrado y pueda jugar tranquilamente, no le altero fomentando juegos nerviosos.

8.- Al agacharnos les invitamos a acercarse.

Fijaros que los niños están más a su altura que los adultos, por ello, hay que enseñarles a darse la vuelta si no queremos que se acerquen a saludar.

9.- Bostezando les trasmitimos tranquilidad.

Ellos también utilizan el bostezo como señal de apaciguamiento con individuos de su misma especie y con nosotros cuando nos sienten muy tensos.

10.- Cuando veamos a un perro enfadado, permaneceremos quietos como árboles.

No levantamos la mirada y permanecemos con las manos pegadas al cuerpo. Pedimos ayuda a un adulto inmediatamente.

Autora de La niña que sabía de perrosSumara Marletta

Es adiestradora canina experta en re-educación de perros y dueños y autora de La niña que sabía de perros, el cuento infantil que enseña a los niños a entender y comunicarse con su perro; y Miriam educa a su cachorro, donde enseña a los niños cómo educar a su mascota.
Para saber más sobre educación canina visite www.consultoriacanina.com.

 

1 comentario en “Perros y niños: una combinación perfecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.