volver-al-cole

Volver al cole sin lágrimas

volver-al-cole

Se acabaron las vacaciones para los más pequeños, nos volvemos a levantar temprano, a hacer deberes, las prisas, las actividades extraescolares… al igual que los adultos, los/las niños/as también necesitan un tiempo para adaptarse a las nuevas rutinas y pueden aparecer algunos problemas de sueño, alimentación, cambios de humor e incluso mojar la cama.

Para que la adaptación sea lo mejor posible, os dejamos algunas pautas que os pueden ayudar:

 

Destacar el lado bueno

El reencuentro con los/as amigos/as, profesores/as, aprender cosas nuevas, jugar, las extraescolares, las excursiones, hablar sobre ello, alguna anécdota que recuerden del colegio, incluso ver alguna foto recordando algo divertido, hará que no vean con recelo la incorporación.

Sobre todo, si van al “cole” /instituto por primera vez, habrá que entender el miedo y la incertidumbre por la que pasan. Habla con ellos/as, e intentar resolverles alguna duda, “¿qué crees tú que hay en cole?” /” ¿qué sabes de él?” / “¿cómo crees que es el instituto o cómo te lo imaginas?”. No le des tu toda la información, haz que razonen, puede que te ayuden a ver cómo se sienten y piensan.

 

Padres/Madres como modelos

No quejarnos por la vuelta al trabajo. Si los/las niños/as nos ven quejándonos de la vuelta a nuestro trabajo, lo verán como algo negativo y pensarán que la vuelta al cole será igual, aburrida y cansada. Verán las obligaciones y las rutinas como algo negativo.

No es cuestión de mentir, pero sí de cómo nos tomamos las cosas nosotros/as, hará que ellos/as aprendan formas de enfrentarse a las situaciones con una actitud determinada. En la hora de la cena o cuando todos lleguéis a casa, podéis destacar algo bueno del día, esto hará que poco a poco nos fijemos más en los detalles positivos que en los negativos.

 

Ir adaptando hábitos saludables

Es recomendable que días antes de comenzar el curso, empecemos a modificar horarios, acostándonos y levantándonos más temprano, adelantando la hora de la cena…Aprovechar hasta última hora, los últimos días hará que comiencen más cansados.

Además, desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) recomiendan que el niño/a realice actividades físicas y de ocio durante el curso y evite dedicar demasiado tiempo libre a las nuevas tecnologías (videojuegos, móvil) o a ver la televisión, por lo que podéis hacer una  lista sobre qué actividades o deportes podrían hacer este curso según sus intereses. El deporte fomentará habilidades sociales, atención, concentración…

 

Ayudarles a organizarse y prepararse 

Preparar la mochila, los materiales, los uniformes algunos días antes de comenzar, y que en la medida de lo posible y dependiendo de la edad, sean los pequeños quienes lo hagan bajo nuestra supervisión los primeros días.

Que los niños/as se impliquen en la compra de los materiales escolares les motivará e ilusionará para empezar.

 

Empatizar con sus emociones

Es común que los primeros días se muestren más cansados/as e irritables, incluso tristes. No les regañes. Empatiza con las emociones que está sintiendo y acompáñalo/a en estos momentos, todos/as necesitamos un período de adaptación a las nuevas rutinas.

Escúchales, hablar de lo que menos y más os guste es una buena forma de hacer balance del día y les ayuda a expresarse y comunicaros. No es aconsejable la pregunta “¿Cómo te ha ido el día?”, es aburrido o cansado contar todo lo que ocurre en el cole, cuando quizás solo te afecta algo concreto. Cierra la pregunta con “algo malo y algo bueno del día”, ayuda cuando los adultos también hacemos este ejercicio. Les ayuda a reflexionar.

 

Trabaja el agradecimiento

Enséñales a no lamentarse porque se acabaron las vacaciones, sino a agradecer lo bien que lo pasaron en la playa o simplemente el tiempo de descanso que han disfrutado.

 

Familiarízales

Cuando el/la niño/a entra por primera vez en el cole o se produce un cambio de centro (colegio-instituto), es conveniente que los días anteriores acompañéis al niño/a a las inmediaciones del centro, que lo vaya reconociendo…en el caso de los más mayores, que sean ellos los que vayan al instituto a mirar las listas de clase, materiales…

 

Educar en positivo

Todos tenemos derecho a mostrar para lo que somos buenos, por lo que no es aconsejable que empecéis el curso dándoles mensajes negativos del tipo “a ver este año si estudias todos los días, no como el año pasado…todo para el final…”, a nadie nos gusta que nos recuerden lo que hacemos mal, ya lo sabemos, tenemos que alentar a los niños/as a darles la oportunidad de demostrar y de equivocarse.

 

Retos

Desde la terapia, trabajamos con cada niño/a, retos “reales”. Objetivos que se marcan para intentar conseguirlos durante el año y cómo alcanzarlos. Es una buena forma de enseñarles a ser competentes y comprometidos con ellos/as mismos/as. No deben ser muchos, ni retos inalcanzables.

 

Estudio

  • Horario fijo de estudio, tras un descanso y merienda. La hora de estudio debe der fija, si no lo hace en ese tiempo, luego no podrá. (Intentan dispersarse cuando algo les resulta difícil o cuando simplemente no tienen ganas de ponerse a ello, esto alargará la distracción)
  • Lugar fresco, despejado, con una mesa donde no haya demasiados estímulos que distraigan (móvil, televisión, Tablet…)
  • No deben saltarse su rutina de estudio, salvo por una fecha concreta (cumpleaños, médico…)
  • Deben hacer los deberes solos, deben tener autonomía. Si son muy pequeños dadles ayuda, pero ésta deberá desaparecer gradualmente. Al igual que si son mayores, la ayuda debe ser muy puntual.
  • Deben tener una organización de su plan de estudio, no vale solo con mirar el papel:
    • Revisar agenda
    • Hacer deberes (si no hay, practicar alguna cosa, leer)
    • Estudiar lo que ha dado en clase hoy
    • Ver otras asignaturas, practicar algún ejercicio que me cueste un poco…
    • Si es necesario, ayudémosle a hacer esquemas, resumir o sacar la idea principal de un texto.

 

Recordad que la ayuda de un/a profesional, siempre es buena opción.

 

 

Gabinete CreceJulia Torres Vela – Psicóloga Sanitaria.

María Bravo Pérez – Psicopedagoga y Terapeuta en atención temprana y lenguaje.

Julia y María son las propietarias de Gabinete Crece. Puedes encontrarlas en Facebook e Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.