niña autista con oídos tapados por la pirotecnia

Cuando la pirotecnia no siempre es diversión

lote de pirotecnia

Ya ha terminado la Navidad, época de luces, reuniones, risas, sonidos, ¿sonidos? estruendos en ocasiones, y es que la fiesta y la diversión van ligadas de forma inquebrantable a los fuegos artificiales. Sobre todo en España, donde no concebimos cualquier tipo de fiesta sin pirotecnia. Y, no nos engañemos, es muy bonito. Personalmente me gustan mucho, disfrutamos del espectáculo, se nos queda cara de embobamiento permanente mientras los miramos y acaban y nos vamos a casa tan tranquilos. Pero, un momento, ¿los disfrutamos todos?

Llegados a este punto, seguro que más de uno estaréis pensando en el sufrimiento que la pirotecnia provoca en nuestras mascotas mientras en la calle se están dando este tipo de espectáculos y, por supuesto, es cierto. Aún recuerdo la primera vez de mi perrita y lo peor, recuerdo los golpes que se daba contra las paredes porque no podía soportarlo, estaba nerviosa, desorientada… Pero los animales no son los únicos afectados.

Las personas con trastorno del espectro autista (a continuación TEA) viven estas fechas como una tortura y es ahora cuando parece que empezamos a fijarnos y poner en ellos el énfasis que merece.

Pero ¿qué sienten en esos momentos?

Las personas con TEA necesitan orden y regularidad para asimilar e interiorizar lo que ocurre en su entorno por lo que el ruido excesivo que produce la pirotecnia altera su ambiente y les genera un alto grado de nerviosismo.

A partir de ahora, haré referencia a los niños que son los que nos ocupan, pero dejando claro que cualquier persona con este trastorno puede verse afectada.

En el siguiente enlace podéis escuchar al psicólogo argentino Claudio Hunter Watts explicando como los fuegos artificiales son asimilados por los niños con TEA como una catástrofe, para verlo pulsa aquí. Imaginemos la angustia que percibiría cualquiera de nosotros si escuchásemos las sirenas en nuestra ciudad avisando de que un ataque aéreo es inminente.

¿Cómo nos sentiríamos?

niña autista con oídos tapados por la pirotecnia

Esta ansiedad motivada por la hipersensibilidad auditiva que tienen, puede provocar retrasos en sus terapias, autolesiones o incluso generar agresividad ante otros.
Para entenderlo no hay nada como ponerse en los zapatos del otro y este vídeo es realmente impactante: “Cómo percibe el mundo una persona con autismo”.

¿Qué se puede hacer ante la pirotecnia? Apps de ayuda

Lo más práctico es informar a los niños de lo que va a ocurrir, anticiparse a los hechos, enseñarles a proteger sus oídos con protectores auditivos, e incluso, en los casos más severos, los expertos hacen alusión a la utilización de sedantes o somníferos, como podemos observar aquí.

Es evidente que lo que para nosotros son unos minutos de diversión puede llegar a ser una perturbación de días para los niños con TEA.

Para explicarles y avanzar lo que va a suceder, en la página Aula autista podéis encontrar la reseña de la app “Niki Time”. Podría ser interesante su utilización ya que sirve para situarse temporalmente: en qué día de la semana estamos, qué estación del año, podemos añadir pictogramas para anticipar qué vamos a hacer cada momento… así a la hora de explicar la llegada de la Navidad podemos ir adelantándonos a los acontecimientos. Como podemos ver en el video que mostramos a continuación:

También la app “Día a Día” nos permite realizar agendas de actividades combinando imágenes, sonidos, texto y vídeos. En esta página señalan que esta aplicación está especialmente para niños con TEA porque da respuesta a una necesidad muy frecuente, la de estructurar visualmente el tiempo y mejorar de este modo la comprensión del entorno.

Fuegos artificiales sin ruido es posible

En la ciudad italiana de Collecchio se ha impuesto recientemente una normativa que establece que los fuegos artificiales que emitan ruidos deben ser cambiados por otros sin sonido. En este caso, la medida se ha tomado en defensa de los animales pero es un ejemplo de que otra forma de fiesta es posible si pensamos en el prójimo. Esperemos que la medida pueda extenderse a otras ciudades del mundo hasta el punto en el que lo veamos como la práctica más habitual.

¿Qué es el trastorno del espectro autista?

“El autismo es una condición que afecta el modo que una persona ve el mundo, procesa la información y actúa recíprocamente con otras personas. A las personas con TEA les resulta difícil desarrollar relaciones sociales, comunicarse y pensar en abstracto. Aunque un grupo de personas con TEA tiene dificultades de aprendizaje, otros tienen capacidades intelectuales iguales o superiores a la media.

Se define como una profunda alteración de diferentes funciones del sistema nervioso central, que configuran este trastorno como una discapacidad diferente con entidad propia y generando unas necesidades de tratamiento específico y especializado. Estas alteraciones afectan a varios ámbitos del desarrollo: interacción social, lenguaje, comunicación y el pensamiento”.

Federación Autismo Andalucía

¿Cómo detectar el TEA?

En la web de la Confederación Autismo España nos dan una serie de pautas que seguir para saber si nuestro hijo presenta TEA.

Aunque en principio se marcaba una edad más avanzada para determinar si se tiene o no trastorno del espectro autista, hoy en día esto ha cambiado y ya desde bebé hay muchas señales en las que podemos fijarnos para poder identificarlo a tiempo, aunque bien es cierto que de forma aislada no son concluyentes, sí deben hacernos estar alerta.

Al mismo tiempo, si cualquiera de estos hitos ya conseguidos desaparecen del día a día del niño también puede ser un síntoma claro.

Hacia los doce meses:

  • No balbucea.
  • No hace gestos como saludar con la mano, señalar para pedir alguna cosa o mostrar objetos.
  • Cuando se le llama no responde ni reconoce su nombre.
  • Los juegos interactivos sencillos, como el “cucú-tras” o similares no se interesa o no se implica.

Entre los 12 y los 18 meses:

  • No dice palabras sencillas.
  • No responde a su nombre.
  • Presenta un uso limitado o disminuido del contacto ocular.
  • Ausencia de balbuceo social/comunicativo como si conversara con el adulto.
  • Ausencia de imitación espontánea.
  • Cuando “pide algo” no señala.
  • No mira hacia donde otros señalan.
  • No enseña o muestra objetos.
  • Puede manifestar una respuesta inusual ante estímulos auditivos.
  • Falta de interés en juegos interactivos simples como el “cucú-tras” o similares.

Hacia los 24 meses:

  • No dice frases de dos o más palabras que sean espontáneas, sólo repeticiones de lo que escucha a los demás.
  • Tiene dificultades para mantener el contacto ocular cuando se le habla, y no sigue objetos con la mirada.
  • No se implica en juegos compartidos, y parece no disfrutar de la relación compartida con otras personas.

 

 

Fuentes:
http://www.autismo.org.es/sobre-los-TEA/trastorno-del-especto-del-autismo
https://autismodiario.org/2014/12/31/autismo-y-fin-de-ano/
http://aulautista.wixsite.com/teapps/da-a-da
http://www.aulautista.com/2016/06/24/niki-time-app-para-situarse-temporalmente/
http://eldiariony.com/2016/12/23/bebes-autistas-animales-personas-mayores-sufren-pirotecnia/
http://www.vanguardia.com.mx/articulo/asi-afecta-la-pirotecnia-las-personas-con-autismo
https://www.facebook.com/claudiowatts
http://www.autismoandalucia.org/index.php/en/los-tea/ique-son-los-tea
http://www.autismo.org.es/sobre-los-TEA/deteccion
http://www.desdelaplaza.com/vida/en-italia-lanzan-fuegos-artificiales-sin-ruido-para-molestar-los-animales/

Periodista Ana SevillanoSoy Ana, periodista y profesora de Secundaria, de lo primero ejercí durante algún tiempo como coordinadora de una revista dirigida a profes y mamis y papis de niños de 0 a 3, de lo segundo no literalmente, pero sí he trabajado varios años como guía de museos en Madrid para niños. Momento en el que entré en contacto con los más pequeños ya que las actividades eran para criaturitas a partir de tres años. Sí, clases de 25 niños de tres años por un museo lleno de cosas que no se pueden tocar. Casi es más fácil desactivar una bomba. Sin embargo, esta experiencia fue muy especial, y por decirlo de alguna manera me ha marcado y ha convertido en la mamá que soy hoy. Porque sí, ¡ahora soy mamá!, quizá una mamá con más errores que aciertos, pero soy ni más ni menos la que le ha tocado a mi peque. Espero que mis artículos despierten vuestra curiosidad y si queréis leer más de mí estoy en treintamami.

1 comentario en “Cuando la pirotecnia no siempre es diversión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.