resolver-conflictos-sin-violencia

¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a resolver conflictos sin violencia?

resolver-conflictos-sin-violencia

Una de las cuestiones más complejas a las que se puede enfrentar un padre es la violencia. ¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo a salir de un conflicto donde está siendo agredido sin recurrir a la violencia? ¿Existe siempre una alternativa a ésta? Y si la hay, ¿estará nuestro hijo consintiendo que le agredan?

 

Hay multitud de situaciones conflictivas que pueden producirse en un entorno escolar y ninguna de ellas es deseable. Desde niños que los excluyen de los grupos de juego, hasta las burlas o los ataques verbales o físicos. No es algo nuevo, este tipo de situaciones se dan y siempre han estado ahí. Nuestro objetivo principal será el de mostrar a nuestros hijos que tienen la opción de responder a estas agresiones sin violencia.

 

Pueden defenderse y no necesariamente tienen por qué responder con la misma moneda. A continuación os dejamos con algunos consejos para resolver este tipo de conflictos sin necesidad de recurrir a la violencia.

 

Escucha a tu hijo

Lo más probable es que cuando tenga un problema o haya sufrido algún conflicto con otra persona, te lo cuente. En primer lugar porque necesitará comprensión, en segundo lugar porque esté buscando algo de protección, pero no nos olvidemos de que de alguna manera lo que nos está pidiendo es ayuda para aprender a resolver este tipo de problemáticas.

 

Imagina que te cuenta que ha sufrido un altercado en el recreo y un compañero le ha empujado. Lo primero que deberemos hacer es dejar que se exprese sin interrumpirle. Una vez que nos haya contado lo ocurrido, necesitarás más detalles para valorar mejor qué es lo que ha ocurrido y sobre todo analizar cuál ha sido su respuesta ante tales hechos.

 

Si por ejemplo, en este caso, nuestro hijo ha respondido al empujón con otro empujón deberás demostrarle que la solución no pasa por ahí y ofrecerle una alternativa no violenta para resolver este conflicto y que le pueda ayudar a resolver otros de la misma naturaleza en un futuro. Una buena alternativa al empujón sería por ejemplo localizar a un adulto para contarle la situación y que intermedie entre ambos.

 

Si esto no es posible, podemos ofrecerle otras alternativas no violentas como el diálogo. Existen una gran cantidad de estrategias y modelos de conducta para resolver estos conflictos en la infancia y sería muy interesante que buscases información al respecto.

 

El mundo de la emociones

Cuando nuestro hijo asista a conflictos de este tipo lo más probable es que le provoquen una serie de emociones negativas como la tristeza, el miedo, la angustia o el enfado. Se trata de emociones muy fuertes que pueden desequilibrarle y para ello es importante que aprenda a gestionarlas. Si nuestro hijo no aprende a expresarlas y opta por reprimirlas es posible que en un futuro se traduzcan en conductas agresivas o actitudes poco saludables.

 

Es importante que aprenda que este tipo de sensaciones y emociones son totalmente normales y que una vez que aprenda a asimilarlas y manifestarlas todo lo resultará mucho más fácil y comprensible.

 

¿Y la autoestima?

Está muy bien que enseñemos a nuestro hijo alternativas no violentas para resolver conflictos con sus amigos y compañeros. Sin embargo, no debemos confundir esto con la permisibilidad y la sumisión para evitar enfrentamientos. En muchas ocasiones será necesario que nuestro hijo plante cara ante este tipo de situaciones desde el diálogo pero con cierta confianza en sí mismo y haciéndose valer. La asertividad deberá ser estimulada y nuestro pequeño deberá aprender a decir que no y a poner sus propios límites ante el resto de jóvenes.

 

Es importante que entienda que está en todo su derecho de manifestar su desacuerdo ante cualquier situación y sobre todo de frenar todas aquellas actitudes que vayan en su perjuicio con afirmaciones como “esto no me gusta”, “no vuelvas a hacerme esto”, “para”.  Detrás de todos estos comportamientos deberá tener claro que vale, que merece respeto y que está en todo su derecho de defender su integridad.

 

Ignorar como una forma de defensa

Una de las mejores estrategias que podemos enseñar a nuestro hijo es la de ignorar. Normalmente cuando otro niño le molesta o trata de hacerlo, en el fondo está buscando llamar la atención y conseguir que la víctima se sienta mal porque de este modo se sentirá más fuerte y poderoso. Nuestro pequeño se sorprenderá del poder que tiene sobre la situación y que al ignorar al atacante o a la persona que le molesta este acaba perdiendo toda su fuerza.

 

La solución más acertada en estos casos es evitar el conflicto ignorando las actitudes del atacante e inmediatamente informar a una persona adulta.

 

¿Pedir ayuda es de chivatos?

Es una creencia muy extendida entre los niños y en los colegios. Debemos encargarnos de que nuestro hijo tenga claro que esto no es cierto, de hecho pedir ayuda solucionará todos los problemas de una forma mucho más ágil y sencilla. Si por el contrario nuestro hijo se guía por esta creencia y esconde el problema, es probable que continúe siendo agredido durante un largo período de tiempo y esto pueda provocar problemas mayores como el acoso, el bullying o una situación con un mayor grado de violencia.

 

¿Mi hijo es una víctima?

Si nuestro hijo vive alguna experiencia de este tipo, debemos comprender que la violencia existe en el mundo y que también existe gente buena y gente no tan buena. Se tratará de una situación desagradable pero como adultos debemos mantener la calma y tratar de neutralizar la situación. Si por el contrario victimizamos a nuestro hijo, no sólo podemos hacer que se sienta débil y herir su autoestima, sino que estaremos añadiendo más leña al fuego.

 

Procura mantener una visión más neutral aunque te duela y trata de que tu hijo vea en ti un referente equilibrado, tranquilo y sereno. Esto facilitará mucho las cosas. La mejor manera de ayudarle será enseñándole el valor del respeto e inculcándole el hábito de tratar a los demás siempre tal y como le gustaría que le tratasen a él.

Summary
¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a resolver conflictos sin violencia?
Article Name
¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a resolver conflictos sin violencia?
Description
Uno de las cuestiones más complejas a las que se puede enfrentar un padre es la violencia. ¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo a salir de un conflicto donde está siendo agredido sin recurrir a la violencia? ¿Existe siempre una alternativa a ésta? Y si la hay, ¿estará nuestro hijo consintiendo que le agredan?
Author
Publisher Name
BabyRadio
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *