El sentido de la justicia en los niños

En éste post hablaremos del desarrollo del sentido de la justicia en los niños. Para hacerlo, preguntémonos primero qué es la injusticia. Instintivamente, responderemos que es algo que carece de  justicia. La persona que sufre de injusticia es la que no se siente apreciada o respetada en su justo valor, que no cree recibir lo que se merece, o que recibió más de lo que creía merecer.

Este sentimiento, esta ‘herida’ se desarrolla con la individualidad del niño, entre los 3 y los 5 años de edad. Al niño le parece injusto no poder integrar su individualidad, no poder expresarse y ser él mismo. Debe ser y comportarse como debe ser, no como necesita ser.

justicia 1

La reacción ante la injusticia es deslindarse de lo que se siente con la idea de protegerse, dejo de ver mis necesidades, por hacer lo que “debo hacer”, eso me lleva a exigirme mucho, a vivir con gran tensión, a sentir mi cuerpo rígido, a percibir erróneamente que lo que hago nunca es suficiente, lo que me lleva a sentirme muy frustrado.

Ahora hablaremos de que es ser justos. Ser justos significa actuar equitativamente y tomar decisiones, especialmente las más importantes, sobre la base de la evidencia en vez de nuestros propios prejuicios. Ser justo implica tratar a todos los demás del mismo modo, sin dejarnos llevar por nuestros sentimientos o temas personales a la hora de tomar una decisión que les afecte y dando a todos la misma oportunidad.

La justicia empezaron a estudiarla dentro de la psicología bajo el nombre de desarrollo moral pioneros en el tema como Jean Piaget, Lawrence Kohlberg y Carol Gilligan y fue considerado como un caso especial de desarrollo cognitivo.

Para distinguir el bien del mal y lo justo de lo injusto, el niño menor de 4 años parte de una premisa muy clara: todo lo que quiere o le gusta es bueno y justísimo. Las normas  de comportamiento que aprende y que le ayudan a desenvolverse en sociedad le van haciendo cambiar su visión poco a poco.

La necesidad de negociar

En la evolución moral que ocurre entre los 4 y los 10 años, el niño pasa por dos etapas:

En la primera (heteronomía) piensa que sus intereses coinciden con los de los demás y el control de su conducta está marcado por autoridades externas; es decir, sus razones para hacer lo justo son evitar el castigo y no causar daños a su alrededor, a nadie ni a nada.

justicia 2

En la segunda etapa (individualismo) se da cuenta de que los intereses de las otras personas no tienen por qué coincidir con los suyos y aprende que es necesario negociar con los demás para conseguir la satisfacción de sus deseos. También se da cuenta de que algunas veces tendrá que dar su brazo a torcer para dar gusto al otro, aunque no le parezca justo. Por ejemplo, tendrá que callarse mientras los adultos hablan, aunque él tenga mucho que decir sobre el tema que están tratando.

Tu Ejemplo es básico

Para ayudar a tu pequeño a tolerar el malestar ante una “injusticia”, dale ejemplo. Que te vea reaccionar positivamente ante un hecho frustrante le ayudará a manejarse cuando a él le ocurra algo parecido. Intenta no enfadarte para que él también aprenda a tomarse las cosas de forma relajada.

Elogia también sus buenas reacciones. Valora sus esfuerzos cuando tolera algo injusto. Al ver que te sientes orgullos@ de él, volverá a comportarse de la misma manera.

Fomenta su autoestima. Si siempre le libras de situaciones que le duelen (por ejemplo, logras que vaya a un cumpleaños al que no estaba invitado), le impides aprender a resolver las cosas por sí mismo. Puedes ayudarle, pero deja que sea él quien, volviendo al ejemplo anterior, resuelva las riñas con sus amigos. Al sentirse más seguro de sí, las situaciones injustas que vive o que ve a su alrededor (que haya niños enfermos, la pobreza…) no le hundirán.

A través de las actividades lúdicas los pequeños aprenden mucho sobre la justicia. Con los juegos de reglas, en los que se inician alrededor de los 5 años, además de divertirse y de socializarse, se ven obligados a pensar, a respetar a los demás, a cumplir las normas, a esperar su turno, a esforzarse para ganar a los otros… ¡y a tolerar la frustración cuando a pesar de su empeño no lo logran lo que quieren!

Los niños necesitan la libertad de cometer errores y hacer preguntas sin temor a ser avergonzados o humillados. Los fallos y los errores enseñan tan bien como los éxitos, siempre y cuando se respete al niño.

justicia 3

A veces los padres caemos en el error de dejar ganar a nuestro hijo para que no se entristezca ni se enfade. Pues bien, hacerlo de vez en cuando es un acierto porque ayuda al niño a tener más autoconfianza, pero actuar así como norma, no lo es.

Si se habitúa a ganar se creará una imagen falsa de sí mismo y cuando alguna vez pierda lo pasará fatal. Sentirá frustración.

Lo habitual es que los niños de 5 años reaccionen mal ante circunstancias que les contrarían. Sin embargo, algunos se bloquean y asumen estas situaciones sin expresar nada. Si esto le sucede a tu pequeño habla con él y ayúdale a manifestar sus sentimientos. Debe aprender a mostrarlos con serenidad, eso sí, pero que los guarde no es bueno porque le lleva a acumular rabia y mucho malestar.

Dialogar  sobre la justicia también ayuda en diferentes situaciones, aunque lo más probable es que tu mismo hijo te saque el tema. Por ejemplo, ¿cómo demostramos qué es justo en nuestra familia? Pues con turnos de tele, turnos en poner la mesa con hermanos…  deben ver equidad.

“Papá, ¿por qué no puedo escoger el video que quiero ver? ¿No es injusto que mi hermano lo escoja?” “Sí es justo que él lo escoja porque tú escogiste el video que vimos anoche. Ahora le toca a él”.

“Mamá, ¿por qué le dijiste a la cajera que te había dado demasiado cambio? Ella  cometió el error, así que, ¿por qué no te quedaste con el dinero?” “Porque ese dinero no era mío, y hubiera sido injusto  de mi parte quedarme con él”.

El profundo sentido de justicia de los niños exige que ellos y otros sean tratados con justicia y consideración. Justicia para ellos significa que se fijen límites, pero sin ira, que se establezcan reglas, pero sin humillaciones, que se enfrenten los problemas, pero sin atacar a las personas por tenerlos.

 

foto curriculum

Ana Chico Lozano es Terapeuta Psicoproyectiva, especializada en desarrollar  la adecuada utilización de los tres tipos de pensamientos humanos, la inteligencia racional, la emocional y la exploratoria. Forma parte del equipo profesional de Cuidado Emocional.

 

Summary
El sentido de la justicia en los niños
Article Name
El sentido de la justicia en los niños
Description
Este sentimiento, esta ‘herida’, de la justicia e injusticia, se desarrolla con la individualidad del niño, entre los 3 y los 5 años de edad
Author
Publisher Name
BabyRadio
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *