autismo

El autismo infantil: más cerca de encontrar una ayuda a su medida

autismo

El 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, una cita que trata de concienciar a la sociedad acerca de este trastorno del desarrollo cuyo número de diagnósticos ha crecido durante los últimos años y sobre la que todavía existe un gran desconocimiento. En concreto, se ha disparado un 600% en las dos últimas décadas.

Mucho por hacer

Por desgracia, todavía queda mucho por hacer en no pocos ámbitos. Sí, porque no solo estamos hablando de los tratamientos, sino del desconocimiento y de la estigmatización que tienen aquellos a quienes se les diagnostica. De hecho, ya la sola palabra se vive como una auténtica tragedia. Y nada más lejos.

Porque las personas que lo tienen (en términos generales) suelen experimentar problemas de comunicación e interacción social, comportamientos reiterativos o viven los cambios de un modo negativo. Lo que ocurre es que procesa la información y los estímulos de un modo distinto y, por tanto, no actúa igual. En cualquier caso, el TEA incluye una amplia variedad de síntomas conductuales.

Por desgracia, la ignorancia generalizada y social hace que el entorno no lo comprenda y reaccione precisamente desde esa incomprensión. Además, cada caso es diferente. Aumentar ese conocimiento es clave para fomentar la sensibilización.
 

Detectar el autismo a tiempo, clave

Dicho lo cual, un abordaje temprano es importantísimo. Afortunadamente, los diagnósticos se producen cada vez más pronto (la media de edad ronda los tres años); un dato muy positivo si tenemos en cuenta con los niños con TEA que reciben tratamiento antes de los cinco años experimentan mejoras considerables en su comportamiento y habilidades sociales (respecto de los que no lo hacen). Y aunque no hay un medidor médico-biológico, los síntomas iniciales aparecen hacia los dos primeros años de vida.

Entre ellos encontramos la falta de respuesta cuando se les llama y tienen más de 12 meses de edad, la falta de interés por los juegos de simulación a los 18 meses, dificultad para comprender los sentimientos de otras personas, dificultades de expresión, ecolalia, evitar el contacto visual, hacer movimientos repetitivos, mecerse o similares; reaccionar de forma poco convencional a estímulos como el sonido, el gusto, etcétera. Tampoco suelen desarrollar la atención conjunta y no se interesan por las mismas cosas que el resto de niños.

Águeda A. Llorca

Acierto.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.