¿A tu hijo le cuesta hacer amigos? El caso de Marcos

¿A tu hijo le cuesta hacer amigos?

Como ya sabéis todos, en estos post tenemos la posibilidad de compartir con vosotros nuestras experiencias como padres novatos. Hoy os comentaremos el último reto al que nos hemos tenido que enfrentar. ¿A tu hijo le cuesta hacer amigos?  

Hay pocas cosas más difíciles para unos padres que ver que su hijo no tiene amigos en el colegio. Esto es lo que nos está pasando con Marcos. Este año ha pasado de infantil a primaria y ha tenido que cambiar de centro educativo. No conoce a nadie y él no es un chico muy hablador fuera de casa.

De vez en cuando he ido sobre la hora del recreo y lo he visto de lejos. Se sienta solo en un banco o juega con su trompo. Marcos es un niño seguro y feliz. En casa disfruta mucho de Babyradiole encantan sus cuentos y las canciones, no para de bailar, pero si es cierto que le cuesta comenzar una conversación.

Hemos de reconocer que al principio nos alarmamos mucho, después nos calmamos y valoramos la situación serenamente. Lo primero fue pedir una cita con su tutora para ver si ella se había dado cuenta, y si estaba haciendo algo al respecto.

La tutoría con Beatriz, su profesora, fue muy bien. Nos confirmó lo que ya sabíamos, Marcos es un niño bastante tímido en el colegio, le cuesta participar e interactuar en el aula. Beatriz nos dijo que pensaba tener una tutoría un poco más adelante, que este tipo de comportamientos es normal en niños que cambian de centro (en el que está ahora los niños vienen casi todos de la misma clase) que hay que darles un poco de tiempo para que se conozcan y cojan confianza. Beatriz entiende que estemos preocupados, ella, como madre, sabe que es duro. Esto nos tranquilizó mucho. No solo por el hecho de tener hijos, hay grandes profesores de infantil y primaria que no tienen hijos, sino porque empatiza con nosotros en gran manera. 

Entre ella y nosotros acordamos unas pautas a seguir que son las siguientes:

  • Beatriz sentará a Marcos con una niña de la clase que es muy extrovertida. En todas las aulas hay niños que destacan por su liderazgo, su simpática, grado de aceptación…

  • Nosotros le preguntaremos cómo le va en el colegio siempre de manera positiva. Cualquier avance debe celebrarse.

  • En el tiempo del recreo, Beatriz animará a los niños a jugar en grupos. Potenciará los deportes colectivos.

  • En clase hablará sobre la importancia de conocer a nuevas personas. Sacará a Marcos para que cuente de qué colegio viene, cuál es su equipo preferido, los dibujos animados que más le gustan…

  • En 15 días nos volveremos a ver.

Mi hijo no tiene amigos

Han pasado los 15 días y el cambio ha sido total. El primer día, Marcos llegó a casa contando que tenía una nueva compañera llamada Daniela que era muy simpática y divertida.

Empezó a hablar del tiempo del recreo, algo que antes no hacía. Nos contaba a los juegos que jugaba y hasta que en uno de ellos fue capitán.

Lo mejor ha sido el día que salió a contar quién era y cuáles eran sus aficiones, nos dijo que todos sus compañeros le escucharon con mucha atención, que después de hablar algunos se acercaron a preguntarle por sus dibujos preferidos, incluso hubo uno que le invitó a su cumpleaños de temática de superhéroes.

En definitiva, las pautas adoptadas por Beatriz y nosotros como familia han resultado un éxito.

De esta experiencia aprendemos varias cosas:

Estamos muy contentos al ver que Marcos está alegre y feliz

Esta ha sido nuestra experiencia al respecto,  nos gustaría conocer la vuestra. Comenta este post y seguro que entre todos construimos unas pautas sólidas.

 

Un abrazo

Editorial Babyradio

 

Artículos que pueden interesarte:

– Niños rebeldes

-No quiero ir a la escuela

Disfruta pasando tiempo en familia

 

3 comentarios en “¿A tu hijo le cuesta hacer amigos? El caso de Marcos

  1. La historia me parece muy fácil. Mi hijo tiene un problema y se solucionó. Estupendo. ¿Y que pasa cuando no se soluciona? ¿Que pasa si esas 2-3 medidas no son suficientes?
    Yo creo que a veces hay niños q no tienen tanta necesidad social y aprovechan ciertos momentos para ir a su aire.
    Es más duro q te lo somentan a un aislamiento provocado por la crueldad innata de los niños.
    Ese niño del caso seguramente tenía dentro un gran deportista y capitán, ¿pero q pasa si no le gusta el fútbol? ¿Hay q obligarlo a q juegue?
    En mi caso lo q le gusta es la bicicleta y los patines. Odia el fútbol, al menos por el momento. ¿Que haces si es a lo que juegan el 90% de los niños?
    ¿Esperas a q el decida q tipo de persona quiere ser? Pienso q intervenir en exceso tampoco es sano. Ellos deben intentar solventar problemas consigo mismos y empezar a construirse.
    Quizás estemos manipulandolos en su propia personalidad, hacía algo q no son

    1. ¡Hola Alejandro! Muchas gracias por tu reflexión, seguro que a más de un lector le ha servido para replantearse su situación. Es cierto que intervenir en exceso no es sano, pero también es verdad que en algunos casos darse cuenta a tiempo de los problemas de los niños ahorra muchos disgustos. Muchas gracias por tu valoración. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.