El potencial educativo del juego

Les debemos habilitar lugares en casa en los que pueda hacerlo libremente. Lo ideal es que sean lugares amplios, luminosos y alejados de ruidos molestos. Hemos de ubicarlos en un lugar libre de objetos que puedas entorpecer tu actividad. Podemos usar una habitación entera, una pared o un rincón. Es muy importante pedirle que respete el resto de espacios no destinados a este fin. Por ejemplo si se sube una piedra de la calle la podemos dejar en el mueble de la entrada de casa y le decimos que se quedará ahí hasta que volvamos a bajar a la calle, ese no es un objeto para jugar en casa.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y sus atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

19 + nueve =