Por favor, no más etiquetas

“Qué malo eres”.“No seas llorica”. “Eres una caprichosa”.”Pero qué torpe eres”. Cuántas veces habremos oído o incluso pronunciado este tipo de frases. No pensamos ofenderles, pero estas frases, pronunciadas desde el convencimiento de que cambien una determinada actitud, son etiquetas: un verdadero boomerang.

No sólo no van a lograr que haya un cambio de comportamiento, sino que poco a poco los iremos limitando a que su actitud sea precisamente la que los adultos destacamos todo el tiempo: la personificación de su mala acción. Por eso, debemos esforzarnos por calificar la acción concreta y no al niño. No es el niño el que nos disgusta: es su actitud. Conviene cambiar el “eres” por el “no me gusta que hagas eso”.

Al final, lo que logramos los adultos es que el niño acabe “etiquetado”: por revoltoso, nervioso, malo… un hándicap difícil de superar y que puede acarrearle hasta problemas de socialización en la escuela. En ocasiones, acabará castigado o siendo reprendido por el mero hecho de llevar la etiqueta, porque siempre tenderemos a culparle a él, aunque en una determinada ocasión no haya hecho nada. Y como padres, esto os dolerá.

Por eso, la mejor manera de suprimir comportamientos indeseados es el refuerzo positivo: alaba las acciones positivas que haga el niño, por nimia que sea, para reforzar éstas y no las indeseadas. Elogia cada pequeño cambio, habla de él bien en voz alta, que lo escuche; dale oportunidades para el éxito, para mantenerlo motivado; cuando falle, recuérdale las ocasiones en las que lo hizo bien, y si actúa de acuerdo a la vieja etiqueta, exprésale tu tristeza y explícale cómo te gustaría que se hubiera portado en lugar de repetirle lo que ha hecho mal.

Las etiquetas son para cortarlas cuando estrenamos ropa, y últimamente, para remarcar determinadas palabras en las redes sociales. Para los niños, por favor, no más etiquetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.