dormir

Papá, mamá: quiero dormir con vosotros

El tema de de hoy es complicado, cada pareja tiene su opinión y, como en todo, no hay una verdad absoluta. Tomás, nuestro pequeño nos pide dormir en la cama con nosotros, ya tiene su habitación y su cama pero al encontrarse estos días atrás algo malito, las noches las ha pasado con nosotros.

Le encanta dormir en nuestra cama, nos ha dicho claramente que quiere dormir con nosotros y nos ha pillado en fuera de juego. Os vamos a contar un poco nuestra experiencia con este tema.

dormir

Cuando Tomás nació, los dos fuimos bombardeados por diferentes estilos de crianza. En concreto dos muy enfrentadas: los que apoyan que los niños duerman con los padres (Colecho) y los que piensan que deben dormir solos.

Leímos algunos libros, siempre está bien informarse para formarse una opinión al respecto. Después de un tiempo decidimos probar a acostar a Tomás solo en su habitación. Nos aconsejaron que lo dejáramos llorar, que al final se cansan y en dos o tres días se acostumbran.

Así hicimos y la verdad no pasó de la primera noche. Ese día lloraba como si no hubiese un mañana, nos levantamos varias veces, en una de ella lo encontramos con los ojos rojos, cansado y mirándonos como un cachorro mira a su madre. Lo cogimos lo colocamos entre nosotros y se acomodó. Sus bracitos acariciaban mi espalda y su mano apretaba la de mi mujer. Durmió, durmió durante horas.

No vamos a entrar en los beneficios o problemas que pueden acarrear las dos opciones, tan solo vamos a dar nuestra visión basada en nuestra experiencia.

Aquel día que lo vimos llorar no entendíamos cuál era el motivo por el que estábamos haciendo eso, lo único que se nos venía a la mente era por  egoísmo; para que no molestase, para darnos más intimidad, para descansar más…en definitiva buscando nuestra comodidad.

Soy un amante de los documentales de animales, en ellos he visto infinidad de veces como las madres al nacer las crías las protegen, las acurrucan en las noches. Estas, las crías, lloran buscando el calor de sus madres, el sentirse protegidas.

Están indefensos y somos lo único que les da tranquilidad en la oscuridad, paz en medio de fuertes ruidos. Se enfrentan a un mundo que desconocen y necesitan de nuestro apoyo mañana, tarde y noche, sobre todo por las noches, necesitan nuestro calor, nuestra presencia.

Tomás tiene ya 3 años, al cumplir 2 le dio ilusión tener su propia cama y él, de manera unilateral, decidió dormir solo. No os vamos a engañar, empieza en su cama pero en muchas ocasiones acaba en la nuestra. Unas veces por pesadillas, otras por ruidos y en muchas porque quiere sentir el calor de sus papás.

El sábado pasado amaneció en la cama, me desperté antes que él y me llevé un rato mirándolo. Es muy guapo, todos los padres pensamos lo mismo de nuestros hijos, a veces sonríe un poco al dormir, es un pequeño angelito. En esas estaba cuando se despertó y mirándome me dijo:

Tomás:- Papá ¿Qué miras?

Yo:- Te estoy mirando a ti y me pregunto ¿hasta qué edad vas a dormir con nosotros?

Tomás:- Pues por lo menos hasta los 20- no puede evitar soltar una carcajada.

Yo:- Tomás, con esa edad ya no cabremos los 3 en la cama ¿Qué haremos?

Tomás:- Pues compramos una más grande.

Así funcionan ellos, de manera diferente a los adultos.

Tomás nos ha enseñado que está muy bien leer libros y tener en cuenta diferentes estilos de crianza, pero que ninguno de ellos lo conoce como nosotros.

Tomás sigue pasando noches entre nosotros, se sigue acurrucando sobre nuestro pecho, se las ingenia para quitarnos la almohada…todo eso da igual, realmente no nos molesta ¿Sabéis por qué? Porque llegará el día en el que pasemos a un segundo plano, el día en el que enfrentarán a la vida solos, como los pequeños leones de los documentales, seguros y preparados.

No queremos que nadie se sienta atacado con nuestra postura, como hemos dicho antes es tan sólo nuestra experiencia, ni mejor ni peor.

No podemos aconsejarte nada, somos inexpertos. Pero si podemos recordarte que nadie como conoce a vuestros hijos como vosotros.

Esperamos vuestras experiencias al respecto.

Un abrazo

Padres Novatos

4 comentarios en “Papá, mamá: quiero dormir con vosotros

  1. Vamos a ver, cada padres son diferentes, horarios diferentes, parejas diferentes.. etc..

    Yo en particular di el pecho durante los 15 primeros meses de vida.. en los 3 primeros Nicolás demandaba leche cada 1h30min dia y noche, yo no podi con mi alma.. al llegar a los 2 meses comence a meterlk en cama conmigo, pecho fuera y come lo q quieras.
    Siempre tenia su cunita lista, pero gran parte de la noche la pasaba conmigo.
    Tambien tengo q decir, q una vez crecio un poquillo, el quiso su espacio y comenzo a pedirme a la edad de 2 años y algo irse a dormir a su cama grande!! Yo encantada al principio lo acompañaba en la noche (la primera h) pero ya el rapido se acostumbro a dormir solo.
    Hoy tiene 5 años y no le gusta venirse a cama , te llama y tienes q ir tu a la de el.

    Pd. La epoca q dormi con el y le di el pecho… es una union y un vinculo indescriptible.

  2. Mi hija por comodidad mía empezó a dormir en nuestra cama con diez meses, yo trabajama y madrugaba bastante, con anterioridad durante sus primeros diez meses de vida, yo la acostaba hasta despierta y ella se dormía solita.
    Luego su papá con 15 meses nos abandonó y ahora soy yo quien no podría dormir sin ella a mi lado.
    Pienso que ya tendrá tiempo de dormir solita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.