losabuelos2

Los abuelos, ¿crían o malcrían?

Nieto hablando a su abuela sobre ordenadores

En la época en la que vivimos los padres y las madres han de trabajar innumerables horas para poder mantener el hogar. Por ello, es necesaria la ayuda en el cuidado de los hijos. Es entonces cuando aparece la figura de los abuelos y las abuelas como parte significativa en la vida de las familias. Son parte importante en la educación de los niños ya que  cuentan con la experiencia de haber sido padres y además, tienen la capacidad de ejercer su influencia en la crianza de sus nietos.

El rol de los abuelos

La figura de los abuelos ha ido cambiando y evolucionando en el tiempo al igual que lo ha hecho la sociedad en la que vivimos. No hay un rol, ni unas obligaciones, ni unos derechos claramente definidos para ellos a día de hoy, así que cada abuelo define su papel dependiendo de las condiciones en las que se encuentra.

Así, podemos ver qAbuelo con su nieto en brazosue se dan diferentes estilos:

  1. Distantes: Los abuelos distantes son aquellos que pocas veces ven y comparten tiempo con sus nietos.
  2. Sustitutos: Los abuelos sustitutos son aquello que adoptan la responsabilidad de los padres y cuidan de los nietos todos los días.
  3. Autoritarios: Los abuelos autoritarios son figuras con un comportamiento tradicional y rígido.
  4. Divertidos: Los abuelos divertidos son una figura de estilo relajado que se aleja del autoritarismo. Mantienen una relación cercana y de diversión con sus nietos.

La importancia del ambiente

Es de vital importancia que los padres y las madres reconozcan que necesitan ayuda para criar a sus hijos teniendo en cuenta que para ello es  fundamental mantener una comunicación y asociación positiva con los familiares que participan en el cuidado del niño. Para ello, será necesario acordar unos límites que sean coherentes y consistentes entre todos.Niña con su madre y sus abuelos
Si se apoya la figura de los abuelos se ayuda a crear un ambiente positivo donde los niños recibirán una crianza saludable y feliz, ya que los abuelos son una fuente transmisora de valores y experiencia y, sobre todo, una fuente de paciencia, amor y afecto.
Gracias al ambiente “eficaz” que se crea, los nietos podrán desarrollarse en un entorno familiar lleno de cariño que les aportarán beneficios como seguridad en sí mismos y herramientas fundamentales para las habilidades sociales.

Cómo crear un ambiente positivo

Para que se pueda crear el ambiente adecuado es necesaria la coordinación entre los padres y los abuelos. Para ello:

Los abuelos…

  • Deben tener claro que pueden ser maravillosos para sus nietos sin tener que invadir el lugar de los padres.
  • Son referencia activa dentro del grupo familiar. Expresan sus ideas y respetan las de sus hijos aunque se equivoquen.
  • Son los copilotos, apoyando, respetando y estando cerca por si los necesitan.
  • Se han de hacer respetar desde el cariño y la amabilidad pero con la firmeza necesaria
  • Que tengan ganas de aprender cosas nuevas. Incorporar nuevos conocimientos y conocer herramientas útiles para los tiempos cambiantes.

Los padres y las madres…

  • Crear espacios de dialogo entre adultos. Explicar a los abuelos cuáles son los objetivos, las normas, las rutinas y los hábitos a instaurar para la educación del niño. Al estar informados será más fácil que todos remen en la misma dirección.
  • Reconocer la labor de los abuelos y fomentar una comunicación más fluida y positiva
  • Crear espacios donde puedan todos juntos pasar más tiempo. Realizar actividades conjuntas.
  • Del mismo modo, crear espacios y tiempo en los que se dé la relación abuelo-nieto sin interferencias de otros familiares.

Cuándo se malcría

El problema viene cuando no se dan todas las condiciones necesarias para crear el ambiente propicio. Si se dan problemas de comunicación entre las partes puede ocurrir que:

  • La educación que los padres quieren inculcar a sus hijos se pueda tambalear por una actitud demasiado tolerante de los abuelos.
  • El niño se sienta confundido porque los abuelos desautoricen a sus padres y por ello, reciben mensajes contradictorios.

 

Autor: Borja QuiPsicólogo infantil Borja Quicioscios

Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Máster en Psicomotricidad Vivenciada y Coach educativo. Especialista en Educación y Deporte.
Autor y fundador del blog DeHijosyPadres.

1 comentario en “Los abuelos, ¿crían o malcrían?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.