rutinas en verano dos

Las rutinas en verano

Hoy vamos a abordar la importancia de las rutinas en verano y cómo establecerlas. Una vez acabado el colegio para los niños comienzan las merecidas vacaciones, y tras el curso los niños necesitan un descanso: dormir, relajarse, jugar…

Con las vacaciones comienza periodo de libertad, ruptura de reglas y costumbres pero debe ser  un tiempo en el que sin llegar a obsesionarnos, y haciéndolo con mucho más tranquilidad que durante el año escolar los niños necesitan seguir con las rutinas y los hábitos ya que les aportan seguridad y confianza.

las rutinas en verano dos

Por qué las rutinas son importantes

Muchos expertos destacan que durante los casi tres meses que duran las vacaciones escolares si no se hace se puede llegar a perder un equivalente  a un mes entero de conocimiento si no se le dedica algo de tiempo.

Por eso, desconectar  del todo no es buena idea. Los niños necesitan divertirse, jugar y aprender jugando cumpliendo un horario para realizar sus tareas.

Es importante que los niños cumplan un mínimo de tareas y quehaceres diarios en vacaciones, aunque se hagan de una manera más tolerante y con más flexibilidad.

las rutinas en verano

Por ello, en la organización de las vacaciones, los padres deben tener en cuenta los días lúdicos y los de trabajo. De hecho, las actividades lúdicas pueden usarse y servir como una experiencia de aprendizaje.

Consejos para las rutinas de verano

1.- Los horarios.

Es verano y se puede ser más flexible con el horario siempre que el niño duerma las horas necesarias y lleve un ritmo de descanso. Si los padres se acuestan tarde, no deben sorprenderse de que el niño quiera disfrutar de su presencia hasta el último momento. Lo malo sería que se acostara tarde y se despertara pronto sin descansar lo suficiente.

Es importante la rutina de la higiene pero con flexibilidad también. Muchos días no querrá ducharse. Es cierto, que no es obligatorio para la salud pero debe quedar claro que cuando se llega de la playa o la piscina es importante que se haga para eliminar la sal o el cloro.

Los horarios de comidas pueden ser también flexibles. Pero cuidado con las comidas entre horas y, sobretodo, si son de helados (cuantos menos coma, mejor) y chucherías.

2.- Responsabilidades

Los padres pueden aprovechar el verano para que los niños colaboren en las tareas de casa. De esta manera los niños se entretienen y no abandonan responsabilidades.

Actividades como hacer la cama, acompañar a los adultos a hacer la compra, ordenar la habitación o doblar la ropa pueden ser muy constructivas

3.- Mantenimiento de rutinas escolares

Es muy recomendable que los niños continúen haciendo algunas tareas escolares para mantener la rutina y no olvidar aquello que aprendieron durante el curso.

Es beneficioso que se utilicen las primeras horas de la mañana para realizar este tipo de tareas ya que es cuando los niños tienen más concentración.

4.- Refuerzo de conocimientos

Siguiendo en la misma línea de mantener las rutinas escolares también es recomendable animar a los niños a leer algún libro que les guste durante las vacaciones para que consoliden sus conocimientos a la vez que practican de una manera entretenida su comprensión lectora.

Otra manera de reforzar conocimientos serán haciendo viajes, visitando museos, practicar deportes, etc.

Este tipo de actividades son más interesantes y dan a los padres una oportunidad de participar con sus hijos y dedicarles tiempo y atención,  siendo una opción más favorecedora que pasar horas mirando la TV.

Autor: BorjaAutor Quicios

Licenciado en Psicología con especialidad en Educación por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en Psicomotricidad Vivenciada y Coach educativo. Autor y fundador del blog Padreehijos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.