La verdad y los niños.

Es importante animar a los niños a decir la verdad.
Es importante animar a los niños a decir la verdad.

En esas estamos con Tomás, le animamos a que diga la verdad, siempre, aunque a veces las consecuencias le lleven a sentir vergüenza.

En casa hemos tenido varias experiencias de este tipo con él, el otro día, y después de decirle que no lo tocara, tiró el plato que dejamos encima de la mesa. Al sonar nos acercamos y el plato estaba en el suelo y no había nadie en la habitación salvo él.

Cuando le preguntamos qué había pasado no dijo que no lo sabía, que se había caído solo. Le hicimos entender que no pasaba nada que solo queríamos saber la verdad, entonces no explicó que estaba intentando ayudar y se le cayó al suelo. Deben ver que los apoyamos y que nos sentimos orgullosos de ellos hagan lo que hagan.

Seguramente esto es una tontería, pero es con los pequeños detalles con lo que construimos una vida integra. Queremos que Tomás entienda que decir la verdad es lo mejor, que es con esas verdades con las que nosotros alimentamos nuestra confianza en él.

Con el tiempo tendremos que hacer uso de ella (confianza) para dejarlos salir solos, será ella la que nos ayude a, poco a poco, ir dejándolos salir del nido.

Hoy en día la verdad es un valor que está en desuso, no se valora. Para nosotros en muy importante, es algo fundamental en nuestro núcleo familiar.

En muchas ocasiones decir la verdad va directamente relacionado a no tener que pedir perdón, me explico, cuando no la decimos y somos descubiertos, nos enfrentamos a ese duro (para nuestro orgullo) momento de confrontación.

Como siempre decimos, hemos de predicar con el ejemplo, Tomás debe ver que su padre y su madre, dicen la verdad, no le hacen mentir para ahorrar en el bus o el cine por ejemplo, es importante cuidar los pequeños detalles.

Son reflexiones muy personales, igual podemos discrepar (nos encantaría leer vuestros comentarios al respecto) en esta manera de verlo.

La verdad le dará a Tomas la capacidad de aceptar que se equivoca, que es aceptado tal y como es y lo más importante, los demás confiaremos en él.

Ahora es pequeño, pero la práctica de la verdad desde niño le hará usarla de manera natural.

Os animamos a seguir esta línea, a nosotros nos ha servido de mucho.

Os  enviamos un abrazo, de verdad 🙂

 

Padres Novatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.