Estamos cansados de los niños

Los niños pueden llegar a agotarnos.
Los niños pueden llegar a agotarnos.

Estamos cansados de los niños.

A menudo nos encontramos con una disyuntiva, reconocer que no podemos más, o callarnos y seguir adelante.

Nosotros,como padres novatos, os reconocemos que en ocasiones, estamos cansados de los niños, no podemos más, que Tomás nos lleva al límite, que hay días en los que nos gustaría parar y descansar, desconectar.

Mi mujer me comentó el otro día que no podía más, que esto se le estaba haciendo imposible, que tal vez no era buena madre…

Mi primera respuesta fue, que no podía pensar eso, que como madre ese pensamiento no era correcto.En vez de ayudar se agobió más.

Me siento mal por no haber estado a la altura, la educación de los hijos es cosas de dos (aunque no siempre es posible), las cargas entre dos pesan menos, no es que Tomás sea una carga ¡nada más lejos de la verdad! solo que en ocasiones el tiempo que requiere, la atención y sus “trastadas” típicas de la edad nos consumen, en este caso a ella más que a mi.

La pregunta que surge es ¿Qué hacemos? hemos llegado a esta conclusión:

  • Vamos a sentarnos y organizarnos en tiempos, actividades…

De la primera conclusión sale a la luz que hay una enorme diferencia de carga entre ella y yo, la solución ha sido que yo me ocupe de Tomás al llegar a casa, baño, cena y a dormir. En el caso de Tomás la comida es una lucha constante. Con este aporte de mi parte ella podría tener un par de horas para disfrutar de un buen libro, música o salir a correr. Por mi parte podré estar con Tomás esas horas finales del día ya que de lunes a jueves salgo sobre las 19:30 del trabajo.

Todo esto suena muy frío pero es de vital importancia organizarse y hablar las cosas sin darlas por hechas. Los momentos de crispación llegarán y es importante mantenerse unidos. En ocasiones con el hecho de saber que tendremos un relevo o una ayuda todo cambia. Es como cuando una uno sabe que más tarde podrá descansar, se afronta todo de manera muy diferente.

En cada casa se organizan las cosas de una manera diferente, cada hogar tiene su forma de llevar la crianza pero si hemos de resaltar algún elemento común en todas, ese será la comunicación; no importan las circunstancias comunicarse ha de ser una constante vital edntre los padres.

Tenemos que buscar espacios para hablar, desahogarnos, pedir ayuda, animarnos mutuamente…

Desde aquí os animamos a planificar dichos encuentros, a no dejar pasar un día si preocuparnos por cómo se encuentra nuestra pareja.

Criar a los hijos es una aventura fantástica que agota al más fuerte, siempre que nos entreguemos al 100% en todo lo que hacemos.

Un abrazo y esperamos vuestros comentarios al respecto.

Padres Novatos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.