deporte-y-estudio1

Deporte y estudio en niños. ¿Compatible o excluyente?

Padre e hijo realizando deporte

Deporte sí o deporte no. Como padres, nos preocupe el futuro de nuestros hijos e hijas. Intentamos otorgarles las mejores herramientas y conocimientos con la intención de garantizarles un futuro próspero y feliz. Y ¿qué pasa con la salud? Practicar deporte varias veces por semana es un hábito de vida saludable muy recomendado. ¿Debemos enseñar hábitos deportivos a los peques?

Es muy común que los niños practiquen deporte como actividad extraescolar. Es una ocupación lúdica que aporta múltiples beneficios sociales y, en especial, ayuda a mejorar la faceta de estudiante. Pero muchos padres consideran más importante otro tipo de actividades extraescolares que aporten conocimiento y les sirva a su futuro profesional. ¿Actuamos de forma correcta o incorrecta?

Beneficios del deporte en niños y niñas

Los beneficios del deporte son múltiples y variados, pero nos centraremos en los más importantes.

Niña haciendo los deberes

Sube el ánimo.La actividad deportiva hace que el cuerpo del niño libere endorfinas, que son hormonas que levantan el ánimo y le hacen sentir bien.

Asegura buena salud. Al practicar deporte, el cuerpo se acostumbra a “aguantar más” provocando que disminuyan dolores físicos que suele padecer la mayoría de los estudiantes como dolores de espalda, contracturas por mala postura, etc.

Fuente de energía. Hacer ejercicio devuelve energía al cuerpo y, si se realiza con regularidad,  permite al niño tener la cabeza más activa tanto en los estudios como en otras actividades.

Mejor concentración. Cuando se practica deporte el niño debe tener en la cabeza procesos de coordinación, reglas y estrategias que aumentan su capacidad de análisis y concentración. Influyendo en las demás áreas de su vida.

Sabías que…

Cada vez más estudios científicos indican que el deporte contribuye a la educación integral de los niños desde los 6 a los 18 años. Puedes consultar los mejores deportes según su edad en este enlace.
Gracias a estos estudios se puede concluir que el ejercicio físico ayuda a oxigenar el cerebro y a desarrollar nuevas células nerviosas, necesarias para la conexión entre neuronas. Este crecimiento neuronal favorece la capacidad cognitiva.
Más allá de aspectos fisiológicos, el deporte también actúa sobre la conducta ya que gracias a él puede aumentar la concentración y la organización del niño, repercutiendo directamente sobre el rendimiento académico.

¿El tiempo es un problema?

Es muy común, sobre todo en época de exámenes, que el niño o niña deje de entrenar durante el período de exámenes o, de una manera más radical el niño o niña deje el deporte por decisión de los padres con el pretexto de la falta de tiempo.
Ante de llegar a este punto los padres deben valorar las diferentes alternativas por las que es posible compaginar estudios y deporte.

Niños haciendo deporte

Para ello, existen dos estrategias fundamentales:

  1. Organizar el tiempo.

    Al realizar una actividad complementaria, el niño dispone de menos tiempo para realizar deporte y estudiar. Por ello, es bueno que organice su tiempo para poder llegar a todo.
    Será bueno que cada día tenga asignadas unas horas para dedicar a los estudios.
    Organizar el tiempo de manera que pueda realizar otras actividades de ocio sin descuidar estudios y deporte.
    Respetar las horas de sueño. Descansar ayuda a rendir de manera adecuada en estudios y deporte.
    Disponer de un horario donde quede organizado todo lo que debe hacer.

  2. El aprovechamiento del estudio

    En ocasiones la dificultad de compaginar estudios y deporte no reside en la falta de tiempo, sino en la gestión que hacemos de éste.
    Si se sabe aprovechar el tiempo que se dedica al estudio, habrá más tiempo para el descanso y las actividades de ocio.

Para gestionar el tiempo de estudio es necesario

Aprovechamiento de las clases.

Si el niño está atento en el aula, luego tendrá que dedicar menos horas a aprender las cosas fuera del horario escolar.
Evitar distracciones cuando estudia. No es adecuado realizar actividades que distraigan y dificulten la concentración mientras se estudia como escuchar música, tener la tv encendida, etc.

Estrategias y técnicas de estudio

Utilizas estrategias y técnicas de estudio adecuadas para el niño. Le ayudará al pequeño a rendir más y a dedicar menos tiempo.

Hábitos de estudio

La creación de hábitos para estudiar.
Ambos aspectos son importantes y prioritarios en la vida del niño, por eso el pequeño debe aprender a gestionar el tiempo en base a esto.

¿Qué puedes hacer como padre o madre?

No es fácil que el niño sepa organizarse, y quizás  el niño necesite ayuda al principio, pero es un punto clave.

  1. Alabar el esfuerzo del niño y sus progresos para animarle a seguir por ese camino.
  2. Interesarse por los estudios y deseos del niño. Preguntarle, ver si realiza las tareas. Pero nunca tomar sus estudios como algo propio.
  3. Explicar la importancia de compaginar estudios y deporte de forma adecuada.
  4. Ayudarle a estructurar su tiempo desde un principio e ir dándole “el mando” de su organización.

Psicólogo infantil Borja QuiciosAutor: Borja Quicios

Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Máster en Psicomotricidad Vivenciada y Coach educativo. Especialista en Educación y Deporte.
Autor y fundador del blog DeHijosyPadres.

1 thought on “Deporte y estudio en niños. ¿Compatible o excluyente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.