consumismo-infantil2

Consumismo Infantil: compensar con juguetes

niña enfadada

Con el ritmo de vida que llevamos hoy en día es muy común la falta de tiempo de la que disponen los padres para estar con sus hijos. Esto hace que los adultos se sientan mal por no poder compartir su tiempo con ellos. Lo que conlleva que los progenitores den a los niños compensaciones como pueden ser los juguetes.
Este comportamiento por parte de los padres, lejos de ayudar a sus hijos a que sean felices provocan lo contrario, es decir, niños rebeldes y deprimidos con carencias en el apego. Características del agudo consumismo en los pequeños que les convierte en niños materialistas.

Otras de las razones del consumismo infantil excesivo es el tipo de sociedad en el que vivimos. Los infantes son un reflejo de los adultos con los que viven y a los que ven. Dentro de la sociedad, consumir es una actividad más, una actividad importante, casi un modo de ser y de estar en una colectividad donde lo material, es decir, “el tener” o “no tener” es el que indica el estatus de la persona.

Por último, otra de las causas que hacen que el niño acabe siendo consumista es que muchos padres intentan suplir las propias carencias infantiles proporcionando a sus hijos e hijas todo lo que ellos no pudieron tener.

Otros factores del consumismo:

  • La tendencia al consumo debido al uso de pagos aplazados.
  • Menor número de hijos.
  • Influencia de la toma de las decisiones de los niños dentro de la familia. Actualmente un estudio muestra que en el 43% de las familias la opinión de los hijos es tomada en cuenta e influyente en la decisión final.
  • Publicidad agresiva dirigida a público infantil.

La edad del niño es importante

En la sociedad actual, los niños son un objetivo de interés para los expertos en publicidad y para el impulso del mercado. Así, los pequeños se convierten en clientes reales para ciertos sectores de consumo.
Desde un punto de vista del desarrollo del niño como consumidores podemos encontrarnos con tres estadios:

Periodo que va de los 3 a los 7 años
Es una etapa basada en la percepción. Hay preferencia por lo que se puede observar y lo inmediato. Hay un favoritismo por los objetos llamativos, donde la tendencia del niño va en función de un único atributo.
Periodo de los 7 a los 11 años.
Etapa basada en lo analítico. Las preferencias van más allá de lo observable y más allá de un único atributo. Las marcas y el precio empiezan a interesarles. Comienzan las estrategias de negociación con los padres para persuadirles.
Periodo de los 12 a los 16 años.
Es un fase de reflexión donde los niños perfeccionan lo aprendido anteriormente.

Cómo evitar el consumismo irresponsable en los niños

regalos Navidad

En la actualidad es muy común ver escenas de niñ@s llorando o con rabietas por no comprarles lo que quieren en ese  momento.
Son niños y niñas que ya no piden sino que exigen la satisfacción inmediata del deseo o capricho que tengan y sin dar el valor que merece el esfuerzo.
El entorno familiar debería educar a los niños como consumidores conscientes y responsables, no a niños impulsivos y demandantes que no aprenden a valorar lo que tienen siguiendo estas pautas:

Utilizar el NO. Lo que convierte a los niños en caprichosos es el poder manipular a los padres mediante el chantaje. Que los padres sepan decir no, ayuda a los hijos a definir su personalidad y a tener conciencia de sus deseos y necesidades.

Enseñar la diferencia entre necesitar y desear. Aprender a distinguir lo que se necesita y lo que es un capricho.

Enseñar a ahorrar. El que tengan una hucha y vayan consiguiendo su propio dinero  puede ayudarles a desear cosas, a tener un objetivo que conseguir mediante esfuerzo. Así, el niño será consciente de lo que cuesta ganar dinero y  si merece la pena el esfuerzo realizado para conseguir lo que desean. También aprenderán a administrar su dinero.

Ayudarle mediante juegos a no deslumbrase con los trucos que usa la publicidad para engañar al consumidor.

Enseñar que existe el reciclaje como alternativa.

Fomentar hábitos de alimentación saludables para evitar el consumo de chucherías y bollería industrial.

Psicólogo infantil Borja QuiciosAutor: Borja Quicios

Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Máster en Psicomotricidad Vivenciada y Coach educativo. Especialista en Educación y Deporte.
Autor y fundador del blog DeHijosyPadres.

2 comentarios en “Consumismo Infantil: compensar con juguetes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.