Conflictos familiares en verano

Ya comenzó el verano y con el llegan las vacaciones: y las familias pasan mucho tiempo juntos. Y por tanto, se producen más conflictos familiares en verano que en cualquier otra época del año.

Dentro de la familia, hijos y padres afrontan esta época de manera diferente. Para los niños las vacaciones de verano significa jugar, divertirse, descansar, etcétera. Pero para los padres suele ser algo distinto: ¿Quién puede cuidar de mis hijos mientras trabajo?, ¿Les mando a un campamento?, ¿A cuál?, ¿Dónde vamos con los niños de vacaciones?, Son preguntas que pueden ser el origen de un conflicto de pareja.

conflictos familiares en verano

Durante el todo el año cada miembro ha tenido su propia rutina y ahora con la llegada de las vacaciones esta se rompe. Por eso, la época de verano supone un punto de inflexión en la vida familiar. El aumento de tiempo libre y la mayor interacción de la familia puede ser fuente de incremento de conflictos.

Generalmente, gestionar las relaciones de familia en las vacaciones  no resulta sencillo, más por la falta de costumbre que por no “querer hacer”. Esta falta de costumbre genera malentendidos y situaciones de tensión que provocan crisis familiares como:

Conflictos familiares en verano: en la pareja

Con bastante frecuencia las vacaciones suelen aflorar las crisis en familia. No en vano, las estadísticas nos dicen que después de unas vacaciones o de que las parejas  tengan la oportunidad de poder pasar más tiempo juntas los índices de separación suben al 28% en verano. La ruptura con la rutina diaria,  pasar mucho tiempo juntos o ceder siempre a los deseos del otro son fuente de conflicto.

conflictos familiares en verano dos

Cómo evitarlos:

  • Debemos ser flexibles y ceder, pero sin olvidar nuestro propios intereses
  • Hablar con la pareja sobre las expectativas que tenemos sobre cómo aprovechar el tiempo libre.
  • Planificar con tiempo si se va a ir de viaje.
  • Acordar las responsabilidades respecto al cuidado de los hijos, para que ambos puedan gozar de tiempo libre.
  • Reservar un tiempo para disfrutar en pareja solas y sin niños.
  • Asumir que habrá contratiempos en las vacaciones y estar preparados para afrontarlos

Conflictos familires en verano: con los hijos

El principal deseo de los padres es pasar más tiempo con sus hijos. Las vacaciones nos dan esa oportunidad, pero “la falta de costumbre” puede convertir el deseo en desgana.

Con las vacaciones se debe aplicar flexibilidad en los horarios y hábitos de los niños, ya que implica un descanso y un periodo de libertad para ellos, pero hemos de mantener unos mínimos en las rutinas y en las normas de convivencia para intentar evitar conflictos continuos y que las vacaciones se conviertan en una pesadilla.

Conflictos familiares en verano: entre hermanos

Las peleas entre hermanos suelen ser frecuentes e inevitables. Pero en vacaciones se pueden dar mucho más ya que pasan más tiempo juntos que durante el año, cuando cada uno está ocupado en lo suyo.

Los adultos deben actuar sin tomar partido por ninguno de ellos y mediar entre ellos dándoles “herramientas” para que solucionen el conflicto.

Autor: BorjaAutor Quicios

Licenciado en Psicología con especialidad en Educación por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en Psicomotricidad Vivenciada y Coach educativo. Autor y fundador del blog Padreehijos.

 

1 comentario en “Conflictos familiares en verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.