Campamentos de verano: pros y contras

Los campamentos de verano son cada vez una opción más interesante a la hora de dejar a nuestros hijos mientras trabajamos y esperamos que también a nosotros nos llegan las vacaciones.

Porque con el verano comienza el eterno problema de muchos padres: ¿Con quién se quedan los niños mientras trabajamos? Los que más suerte tienen resuelven el problema con los abuelos, otros padres contratan a personas como au pairs o canguros.

Pero contamos con otra opción de la que cada vez hay más oferta: los campamentos de verano.

campamentos de verano

Qué nos ofrecen los campamentos de verano

Es verdad que muchos padres son reticentes a mandar a sus hijos  a este tipo de campamentos ya que muchos de ellos requieren dormir fuera de casa. Temores que resultan lógicos cuando los hijos son pequeños o es su primera vez.

Además, al haber mucha oferta, podemos encontrar opciones muy diferentes: deportivos, idiomas, multi-aventura, cocina… Independientemente de los que traten, todos ellos ofrecen aspectos positivos en el desarrollo personal y emocional de los niños.

campamentos de verano dos

Entre los beneficios que conlleva ir a un campamento de verano:

  • Socializarse y negociar. La convivencia hará que tenga que relacionarse con otros. Hacer nuevas amistades con las que comparte habitación, juegos y actividades. La relación constante y diaria con el grupo de iguales les obliga a poner en práctica multitud de habilidades sociales;Entre ellas está la de tener que negociar todo tipo de cosas casi todo el tiempo y aprender a llegar a soluciones satisfactorias para todos
  • Aprender nuevas formas de llenar el tiempo libre en relación con otros, sin depender tanto de la tecnología.
  • Ganar autonomía y confianza en uno mismo.Al convivir varios días fuera de casa y salir del núcleo familiar, pasan de ser el centro de atención a ser uno más del grupo. Así comparte la misma atención en igualdad de condiciones con otros de su edad y esto le hace depender más de sí mismo. Va a tener que hacer cosas cotidianas que, por diversos factores, muchas veces no hace.
  • Colaborar y trabajar en equipo. Incrementando el sentimiento de grupo y de compañerismo tan importante en la infancia y sobre todo en la adolescencia.
  • Ayudar, participar, colaborar y crear.
  • Al convivir con personas de distintas razas, lugares, costumbres que no son habituales en su entorno.
  • Tener una experiencia nueva y agradable.

Es beneficioso también para los padres

De la misma forma que existe la dependencia de los hijos, también existe la de los padres. Muchas veces los padres son los que se preocupan más que los propios niños. Por eso es beneficioso para que los padres tengan en cuenta los campamentos de verano como opción para intentar alejarse del concepto de sobreprotección.

Otros beneficios será que los padres podrán disfrutar de un tiempo en pareja. Poder ir a un viaje solos, hacer cosas que hacen mucho no hacen, etcétera.

También hay inconvenientes

Esto puede  ocurrir cuando no se elige el campamento adecuado por la edad, el tipo de actividad, o por ser la primera vez que se separa y el niño es muy dependiente.

Además cuando los padres obligan al niño a ir a un campamento que no le guste puede ser contraproducente. La actividad debe ser de ocio y no una obligación.

Autor: BorjaAutor Quicios

Licenciado en Psicología con especialidad en Educación por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en Psicomotricidad Vivenciada y Coach educativo. Autor y fundador del blog Padreehijos.

 

1 comentario en “Campamentos de verano: pros y contras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.